Llámanos gratis:
900 444 900
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

Gas o electricidad ¿qué es más rentable?

Gas o electricidad ¿qué es más rentable?
Nadina

Elegir entre gas o electricidad puede suponer un ahorro considerable al final del año. Tanto el gas natural como la electricidad son dos combustibles capaces de generar calor. La diferencia principal es que el gas es más barato en la mayoría de los casos, sin embargo en otras ocasiones nos puede interesar optar por la luz como fuente energética.

En esta entrada del blog, analizamos las tarifas de un comparador de gas y luz en viviendas estándar para poder determinar qué tipo de energía es más rentable para cada tipo de hogar (según el número de personas que lo habitan y el consumo medio aproximado del mismo).

Gas y electricidad, comparativa inicial

El primer paso que tenemos que realizar antes de tomar una decisión entre gas o electricidad es conocer nuestro consumo y analizarlo según las horas con mayor uso y gasto, o el tipo de instalación preestablecida. Estos dos factores nos ayudarán a decantar la balanza hacia gas o electricidad (aunque existan otros factores determinantes).

Lo más habitual en una vivienda es el uso del gas ya que la calefacción (principal uso de este tipo de energía) es más rentable cuanto mayor sea la capacidad de calentar la vivienda por el menor precio posible. Eso sí, existen excepciones en algunos casos.

Según las tarifas anuales, las diferencias de una caldera de gas o eléctrica pueden ser de cientos de euros, como vemos a continuación:

  • Piso pequeño de una persona: El consumo de gas puede situarse en torno a los 500 € anuales, mientras que la fuente eléctrica hará subir la factura hasta los 850 €. Evidentemente esta estimación depende tanto del tamaño de la vivienda como del consumo que se realice.
  • Piso pequeño dos personas: Con otra persona el gasto anual en gas podría subir hasta los 600 €, mientras que el sistema eléctrico nos obligaría a pagar hasta 1.200 € anuales.
  • Piso mediano 4 personas: Los datos estándar en un piso familiar con 4 miembros nos ofrecen unos consumos medios de unos 1.000 € anuales en sistemas de gas y hasta 2.200 € con alimentación eléctrica.
  • Chalet familiar 4-6 personas: Para un chalet familiar los precios llegan a ser de unos 1.300 € anuales en tarifas estándar para gas y hasta 2.500 € anuales en calefacciones eléctricas.

Como podemos comprobar, el consumo habitual varía según el tipo de vivienda y la cantidad de personas que residan en la misma. Aún así, el gasto destinado a la energía es alto, por eso es importante contar con una compañía de electricidad que ofrezca las mejores servicios a los mejores precios.

Podo, la distribuidora de gas y luz 100% online, es una de ellas. Sus tarifas se calculan mediante un estudio de los datos de consumo realizado en los dos años anteriores, y gracias a esta tecnología, pueden ofrecer una tarifa personalizada que se ajusta a las necesidades de cada cliente. Además, disponen de herramientas que permiten controlar el consumo real de la vivienda, y establecer alertas de consumo para conseguir limitarlo y finalmente, ahorrar.

Consumo medio de gas en una vivienda

Como bien hemos visto con anterioridad, el gas suele ser mucho económico en los consumos medios de los hogares. Cuando pensamos en calefacción, también tenemos que pensar en gas como la opción más barata.

A continuación encontrarás un repaso de los consumos medios que dependen del gas natural como fuente de energía.

Calefacción

El 45% de la factura de gas está asociado con la calefacción y el agua caliente, esto da una idea de lo importante que puede ser para una familia ahorrar en calefacción con una factura adaptada.

Según datos contrastados, el gasto en calefacción de gas natural en España se sitúa entre los 750 y los 950 € anuales. Si dispones de una compañía de gas con uno de los mejores precios del mercado como Podo, tu factura puede verse reducida considerablemente.

Agua caliente

El agua caliente que se consume en una casa depende fundamentalmente del número de personas que residan en la vivienda.

Anteriormente hemos analizado la factura anual acumulada que suman calefacción y agua caliente, en el caso del gas, el total del consumo por agua caliente supone alrededor de una quinta parte de la factura total, es decir, si tuviéramos que pagar una factura anual de 1.000 €, aproximadamente 200 € vendrían de agua caliente para ducha, fregadero y otras instalaciones similares.

Consumo medio con electricidad en tu vivienda

En la comparativa entre calefacción de gas o eléctrica también debemos analizar el consumo eléctrico que realiza una vivienda estándar. Si disponemos de un sistema eléctrico de calefacción conviene conocer cómo se distribuye el consumo.

Calefacción

Para elegir el sistema de calefacción más barato debemos conocer nuestro consumo. En consumos estándares la calefacción eléctrica puede situarse entre 1.200 y 1.500 euros al año para residencias familiares.

Sin embargo, hay sistemas eléctricos que trabajan por la noche, es decir, aprovechando las tarifas nocturnas, esto permite que las tarifas se reduzcan.

Agua caliente

El agua caliente se mueve en los mismos porcentajes respecto al gas natural, es decir, aproximadamente representa un quinto de la factura total de calefacción. Para una factura anual de 1.500 € podemos determinar unos 300 € para usos relacionados con el agua caliente.

Electrodomésticos

El consumo eléctrico de los electrodomésticos también tiene un impacto muy alto en la factura eléctrica anual. El dispositivo que se lleva la mayoría del consumo es el frigorífico, que se sitúa en torno al 20% del consumo eléctrico del hogar. Otros electrodomésticos a tener en cuenta son la vitrocerámica, el horno, el lavavajillas y el microondas.  

El consumo total anual de los electrodomésticos es muy variable, las tarifas se sitúan entre 90 y 350 € al año dependiendo de la intensidad del consumo.  Si quieres saber más sobre el consumo de los electrodomésticos, entra en este post. 

Beneficios de usar gas en tu hogar

Como vemos, las facturas de gas suelen ser mucho más baratas. A continuación repasamos las principales ventajas de utilizar un sistema calefactor de gas natural.

Ahorro a medio y largo plazo

La principal ventaja del gas natural, en consumos estándares, es el ahorro respecto a sistemas de calefacción eléctrica. Y si hablamos de un consumo a medio y largo plazo, el ahorro es aun mucho mayor.

Sistema de abastecimiento continuo

A diferencia de la electricidad, el gas no genera cortes de abastecimiento, por lo tanto siempre dispondremos de gas cuando lo necesitemos sin sufrir fallos de alimentación.Entra en este post si quieres las averías de gas más comunes. 

Utilización simultánea

La potencia de suministro del gas natural permite utilizar simultáneamente todos los dispositivos que utilizan gas para su funcionamiento. En ocasiones la potencia eléctrica contratada no es suficiente como para activar diversos dispositivos que dependen de esta fuente de alimentación.

Impacto medioambiental

Otro de los factores más importantes del uso de gas natural es que su impacto en el medio ambiente es mucho menos nocivo que el uso de combustibles fósiles como el gasoil.

Beneficios de usar electricidad en tu hogar

Como vemos, la mayoría de los datos indican que ante la elección de una calefacción de gas o electricidad, la balanza se decanta claramente por la primera. Sin embargo, el uso de la electricidad también tiene sus ventajas, y en ocasiones la comparativa de calefacción puede llegar a resultar rentable.

Tarifas eléctricas nocturnas

Al analizar qué sistema de calefacción es más económico es imprescindible comprobar nuestra tarifa. Si hemos optado por una tarificación con descuento nocturno, la mejor opción para conseguir ahorrar es un sistema de acumuladores de energía, ya que estos cargan por la noche (cuando la luz es más barata) para mantener estable la temperatura de la casa durante el día. Y además, supondrá un ahorro en el gasto de la calefacción.

Tarifa para una calefacción eléctrica más barata

Una de las ventajas de la electricidad es que las compañías ofrecen tarifas muy personalizadas. En Podo dispondrás de una tarifa adaptada a tus necesidades. Si ya tienes un sistema eléctrico o vas a cambiar la caldera de gas por una eléctrica, puedes calcular tu tarifa a través de la calculadora de la electricidad y elegir la tarifa que más se adapte a tus horas de consumo.

Uso seguro

El uso de electricidad para alimentar acumuladores y otros sistemas de calefacción es muy seguro y no entraña ningún riesgo. Hoy en día los sistemas de gas incorporan todo tipo de mecanismos de seguridad para evitar accidentes, aun así, la fuente eléctrica siempre es mucho más segura.

Medio ambiente

Al igual que el gas, la electricidad evita el uso de carburantes fósiles, y por lo tanto su huella ecológica es mucho menor.  

Entonces, ¿qué es más rentable?

En los estándares habituales de las viviendas y consumo, la respuesta es siempre el gas, sin embargo hay situaciones en las que la electricidad es más barata.

Si disponemos de una tarifa eléctrica ajustada a nuestro consumo pagaremos menos por el tiempo en el que más consumimos, por ejemplo mientras cargan los acumuladores en las horas nocturnas. También la utilización de generadores eléctricos (los cuales vienen en la propia instalación eléctrica) puede ayudar a reducir la factura. Hay que tener en cuenta que una instalación nueva de gas es costosa, si ya contamos con una instalación eléctrica la mejor opción es adaptar la tarifa y la factura a nuestro consumo.

Sin embargo, como hemos analizado, en condiciones estándares las facturas de gas son mucho más reducidas que las eléctricas (las eléctricas duplican la de gas), el motivo principal es el precio del kilovatio, el cual es mucho mayor que el del suministro habitual de gas.

Podo tu compañía de luz y gas

Por mucho que la balanza parezca claramente decantada por un tipo de fuente de alimentación, el gas, dependerá de las condiciones de la vivienda (consumo, personas, hábitos, instalación…) escoger la opción que mejor se adapta a la misma. Si te decantas por un sistema eléctrico, en Podo podemos ayudarte a ahorrar en tu consumo, con uno de los mejores precios del kilovatio eléctrico, sin subidas y con facturas claras, para que la electricidad deje de ser un misterio para el consumidor.

Además, también disponemos de un producto FIJO que te permite pagar todos los meses la misma cantidad. Pero si finalmente tu elección es el gas, también puedes contactar con Podo, ya que disponemos del mejor precio de gas del mercado.

podo

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

2 × 5 =

Llámanos
987 790 729