Llámanos gratis:
900 444 900
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

Cómo cambiar un enchufe paso a paso

Cómo cambiar un enchufe paso a paso
Nadina

Cambiar un enchufe es una de las tareas más sencillas que pueden realizarse dentro de la instalación eléctrica de una vivienda. Sin embargo, no es algo que todo el mundo pueda o deba hacer, ya que conlleva ciertos riesgos si no se hace de la manera adecuada. En este artículo te contaremos cómo cambiar un enchufe paso a paso y con seguridad.

Guía práctica: ¿cómo debemos cambiar un enchufe?

Cualquier enchufe que dé problemas puede comprometer toda la instalación eléctrica de la vivienda ya que puede producirse un cortocircuito con final inesperado. Por eso, es imprescindible reemplazarlo cuanto antes. Un cortocircuito es una de las averías más comunes pero también más peligrosas que pueden producirse en tu vivienda, además de muchas otras.  Si quieres conocer cuáles son las averías más recurrentes, entra en este post.

Los defectos más habituales que puede presentar un enchufe por su uso habitual tienen que ver con el color (puede verse desgastado), con una deformación o con la variación de posición (dejando un hueco entre el propio enchufe y la pared). Por eso es conveniente revisarlos cada cierto tiempo y llevar a cabo un mantenimiento habitual, sabiendo que estos deberán ser reemplazados tarde o temprano.

Cambiar un enchufe de la pared no es lo mismo que cambiar un enchufe de sitio. En el primer caso, cualquiera puede hacerlo siguiendo los pasos que te contaremos a continuación. En el segundo, deberás contar con la ayuda de un electricista profesional.

Escoge las herramientas adecuadas

Como mínimo, deberás tener a mano el nuevo enchufe y un destornillador para electricidad. Aunque también se recomiendan otras herramientas de apoyo como un pelacables, una pinza de electricista o un buscapolo. Las herramientas deberán estar siempre en buenas condiciones y no presentar defectos como óxido o cualquier otro. En caso de que observes algún fallo, es mejor posponer el inicio de la obra hasta conseguir herramientas nuevas y listas para su uso.

Corta la luz de la vivienda

Una vez aseguradas las herramientas y el material, será necesario cortar el suministro eléctrico de toda la vivienda. Este punto es de máxima importancia si no quieres electrocutarte y sufrir algún accidente grave. Para cualquier manipulación en la instalación eléctrica, deberás cortar el suministro previamente.

Desmonta el enchufe con cuidado

Una vez asegurado el corte eléctrico, podrás proceder a desmontar el enchufe defectuoso. Normalmente será suficiente con desenroscar un tornillo situado en el centro del dispositivo para poder retirarlo. También puede ser necesario retirar el embellecedor si no forma parte de la misma pieza, para lo que hace falta hacer palanca en el borde. Con el destornillador de electricidad se realizará la última parte de este paso, que es la de retirar la parte metálica que se conecta a los cables de la pared.

Revisa los cables

Con el enchufe desmontado, será el momento de desconectar los cables y comprobar que se encuentran en perfectas condiciones antes de conectarlos al nuevo dispositivo. Al cambiar un enchufe los cables son los elementos más relevantes para garantizar su posterior funcionamiento. Si existiera algún desperfecto en el cableado, se recomienda contactar con un electricista profesional para que compruebe el buen estado de la instalación eléctrica.

Coloca el enchufe nuevo

Llega el turno de colocar el nuevo enchufe, conectando los cables en primer lugar y posteriormente introduciendo las piezas en el cajetín hasta que todo encaje de la forma correcta. Este paso hay que hacerlo con cuidado para evitar problemas posteriores una vez colocado el enchufe. Recuerda que también tendrás que añadir el nuevo embellecedor para completar el proceso.

Comprueba su funcionamiento

Finalmente, podrás volver a dar la luz y comprobar que el nuevo enchufe funciona de forma normal. Si has seguido todos los pasos para cambiar un enchufe de pared antiguo, no debería darse ningún fallo al conectar cualquier dispositivo eléctrico. En el poco probable caso de que algo no marche bien, mantén la calma. Vuelve a cortar la luz y repasa todos los pasos anteriores para cambiar el mecanismo de un enchufe y encuentra el foco del problema.

Tipos de enchufe

Como sabrás, existen multitud de clases de enchufes en todo el mundo, que cuentan con características muy diversas, por eso, es necesario un adaptador de corriente al viajar a otro país.

En España, y en la mayoría de Europa, podemos diferenciar dos tipos de enchufes: el enchufe Schuko y el enchufe Europlug. Ambos enchufes tienen un voltaje de 220V, por esto, se recomienda no conectar dispositivos de otros países, a menos que cuentes con un transformador.

Schuko

El enchufe schuko corresponde al tipo F, compuesto por dos clavijas con forma de cilindro que tienen una medida de 4,8 mm de diámetro. También cuentan con dos pequeños contactos en la parte superior e inferior que funcionan como toma de tierra. Este es el tipo de enchufe más habitual en este país y para aparatos eléctricos de todo tipo.

Europlug

La principal diferencia del enchufe europlug, de tipo C, con respecto al anterior, es que en este caso se trata de un enchufe plano. Aunque también está compuesto por dos clavijas, únicamente se encuentra en aparatos de baja potencia. Los enchufes europlug tenderán a desaparecer en favor de los schuko con el paso del tiempo, y es que son más las ventajas de estos últimos, empezando por su seguridad.

¿Cuánto tiempo se tarda?

El tiempo estimado para cambiar un enchufe dependerá de diversos factores. Para empezar, de la destreza de cada persona en torno a la electricidad, pero también del tipo de enchufe que se tenga entre manos. No es lo mismo cambiar un enchufe antiguo con fusible que cambiar un enchufe de electrodoméstico. Al igual que la cosa cambia si únicamente hace falta cambiar el embellecedor del enchufe.

En todo caso, lo normal es que el proceso se finalice en apenas unos minutos, y no debería ser un tiempo superior a una hora salvo en casos muy concretos. Por supuesto, esto se puede asegurar únicamente en casos generales, pero las instalaciones con necesidades especiales pueden requerir más tiempo (por ejemplo, cambiar el enchufe de sitio en pladur).

Precauciones a tener en cuenta

Cambiar un enchufe es un proceso sencillo, pero también conlleva cierto riesgo. Por eso siempre hay que tomar algunas precauciones antes de iniciar el trabajo con seguridad. Cualquier contacto con un elemento eléctrico supone un riesgo de descarga eléctrica, de ahí que sea imprescindible cortar la luz antes de comenzar. No obstante, siempre puedes utilizar herramientas como guantes o un buscapolo que te asegure que no hay tensión en el momento de empezar a trabajar.

Por otro lado, no deberías empezar a cambiar un enchufe por la tarde o cuando quede poco tiempo para que anochezca. Ten en cuenta que no tendrás luz artificial para guiarte, por lo que lo más aconsejable es que esperes a las primeras horas del día para asegurar que tendrás la suficiente luz natural.

Podo acerca la electricidad a sus clientes

En Podo no solo nos preocupa el ahorro en la factura de la luz, también nos preocupa el conocimiento del mundo de la electricidad, el cual aporta comodidad y seguridad a todos nuestros clientes. Además, les ofrecemos las mejores tarifas eléctricas y de gas del mercado y también, los mejores consejos y recomendaciones para realizar un consumo eléctrico responsable y eficiente que se adapte a las necesidades de cada uno de los clientes.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

6 + trece =

Llámanos
987 790 729