Llámanos gratis:
900 444 900
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

Inspección periódica de gas | ¿Cómo evitar el fraude?

Inspección periódica de gas | ¿Cómo evitar el fraude?
Nadina

La inspección periódica de gas la tienen que realizar todos aquellos clientes que tienen un contrato de suministro de gas, ya sea natural o propano, con una comercializadora. La encargada de realizar la revisión de la instalación es la propia distribuidora o alguna empresa instaladora y autorizada para efectuar esas revisiones.

El desconocimiento y la falta de información pueden llevar al consumidor a caer en el fraude. Por eso, desde Podo te explicamos en qué consiste esta inspección, cada cuanto tiempo se tiene que pasar y te ofrecemos una serie de consejos para que puedas detectar si la inspección puede ser un fraude.

¿En qué consiste la inspección periódica de gas?

Toda instalación de gas tiene que pasar por ciertas inspecciones de carácter obligatorio en un tiempo predeterminado. En esas inspecciones se revisa el funcionamiento del sistema, la estanquidad del contador, las tuberías, todas las llaves y/o gomas y el estado de conservación. La revisión es completa ya que cualquier anomalía en el servicio o en el estado de los aparatos puede ocasionar incidentes graves. Si quieres saber cuáles son las averías de gas más comunes y como puedes solucionarlas, entra en este post.

Las instalaciones de la calefacción y agua caliente sanitaria también tendrán que pasar inspecciones periódicas.

¿Cada cuánto tiempo tengo que realizarla?

El tiempo que tiene que transcurrir entre una revisión u otra está preestablecido según el tipo de instalación que tengamos, este puede oscilar entre los dos y los cinco años. Y será la compañía distribuidora quién nos avisará por correo postal la obligatoriedad de pasar dicha inspección.

Tipo de instalación de gasAños entre las inspecciones periódicas Notificación de la inspección periódica Encargado de contratar la inspección periódicaMétodo de pago
Instalación de gas canalizado5 añosEmpresa distribuidora

Usuario en una empresa habilitada
Pago en la factura del servicio
Pago en el momento de la inspección
Instalación de gas envasado5 añosNoUsuarioPago en el momento de la inspección
Instalación de calefacción con una potencia inferior a 24,4 Kw5 añosNoUsuarioPago en el momento de la inspección
Instalación de calefacción con una potencia entre 24,4 Kw y 70 Kw2 añosNoUsuarioPago en el momento de la inspección
Caldera mural de calefacción con una potencia inferior a 70 Kw2 añosNoUsuarioPago en el momento de la inspección

Instalación de gas canalizado

La inspección obligatoria se realizará cada cinco años (cuatro si se reside en el País Vasco). La empresa distribuidora del suministro notificará por escrito, por correo postal, tres meses antes de cumplir los cinco años (fecha en que se debe pasar la inspección). El pago de dicha inspección se realizará mediante la factura del suministro, el usuario no tiene que abonar ninguna cantidad al profesional que realice la inspección.

No es obligatorio pasar la revisión con la distribuidora propia, existen diferentes empresas autorizadas para realizar estas inspecciones, y será el usuario quien notifique a la distribuidora que no realizará la revisión con ellos.

Instalación de gas envasado (butano, propano)

En este tipo de instalación la responsabilidad de pasar la inspección recae en el usuario, ya que tiene que ser él quien contacte con una empresa instaladora habilitada para realizar inspecciones. El precio de esta inspección es libre, será la empresa autorizada quien cobrará directamente al usuario una vez haya finalizado el servicio. Eso sí, tiene que haber sido presupuestado con anterioridad.

También se tiene que realizar cada cinco años. Esta instalación requiere un mantenimiento mayor ya que además de realizar dicha inspección, el usuario también tiene que encargarse de cambiar el tubo flexible una vez haya caducado (la fecha de caducidad se encuentra en el propio tubo) y el regulador cuando se estropee.

Instalación de calefacción y agua caliente sanitaria

El tiempo entre inspecciones de estas instalaciones varía según la potencia de la misma. Si la potencia del calentador es inferior a 24,4Kw, es cada cinco años. Pero si la potencia oscila entre los 24,4 y los 70 KW, la tienen que pasar cada dos años. Además las calderas murales de calefacción con una potencia inferior a 70 KW, también tienen que pasar la inspección cada dos años.

Estas inspecciones recaen en el usuario, ya que tiene que ser él quien contacte con una empresa habilitada para realizarla. El precio es libre y estipulado por la empresa autorizada. Este se tendrá que abonar una vez se haya realizado el servicio. La inspección periódica de gas puede coincidir con la revisión obligatoria anual del gas.

¿Cómo operan los falsos inspectores?

Es importante que tengas en cuenta todo lo que hemos explicado con anterioridad para detectar un falso revisor ya que su modus operandi se basa en la sorpresa, en la visita sorpresa al domicilio. Este acto tiene que activar la alarma a todos los usuarios ya que la inspección está contratada por el propio usuario, por lo tanto con una hora y día establecido, o tiene que ser notificada con anterioridad. Normalmente los empresas colocan carteles en la comunidad para alertar a los vecinos de la inspección necesaria, además de una notificación por correo postal a cada usuario.

Los falsos revisores suelen hacerse pasar por técnicos de una compañía de gas o una empresa habilitada para la inspección. Suelen llevar la identificación (para que la empresa sea reconocida y confíes en ellos) e incluso uniforme. En algunas ocasiones pueden decir que vienen de parte del Ayuntamiento o de la Comunidad Autónoma.

Para proceder a la inspección, refieren que la instalación tiene un defecto grave (es inventado) y que puede tener consecuencias importantes. Si como usuario te niegas, los falsos revisores te presionaran y a intentaran convencerte de que tu instalación no está adaptada al cambio de leyes y que necesitas pasar esta inspección para estar al día con la normativa vigente y no arriesgar la seguridad de tu hogar.

Pero antes de todo esto, lo primero que hacen es intentar cobrar, antes de realizar la inspección, una servicio pre pago. Las formas de pago son tanto en efectivo como en tarjeta con unos precios desorbitados.

Podo tu comercializadora de confianza

Conociendo su forma de actuar es más simple detectar si una inspección puede ser fraudulenta, por eso, hemos querido darte una serie de consejos para que no seas víctima de estos falsos inspectores. En Podo te facilitamos herramientas para que entiendas el funcionamiento del mercado de la energía, al igual que las facturas o la facilidad del control del consumo. Estamos convencidos que la confianza del usuario es clave para el éxito de nuestra fórmula.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

cinco × dos =

Llámanos
987 790 729