Llámanos gratis:
900 444 900
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

La central nuclear de Garoña, ¿”el símbolo para antinucleares”?

La central nuclear de Garoña, ¿”el símbolo para antinucleares”?
Roger Noguera

Una de las noticias que más cabida están teniendo no sólo en los medios especializados en el sector energético estos días es que la central nuclear de Garoña no reabrirá. La burgalesa central nuclear de Santa María de Garoña, inaugurada en 1970, cerrará tras el acuerdo del Gobierno de no autorizar la solicitud de renovación de autorización de la explotación de la planta. En el post de hoy tratamos este tema relacionado directamente con las centrales nucleares en España y el debate que sigue abierto tras el anuncio de su desmantelamiento. ¿Es Garoña el símbolo de las antinucleares?

¿Cuánto se tardará en desmantelar la central nuclear de Garoña?

Álvaro Nadal, ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, estima que el proceso dure de 13 a 16 años, cita El Periódico de la Energía. Enresa (Empresa estatal de Residuos), por su parte, es la encargada de solicitar la autorización de desmantelamiento y el traspaso de titularidad (de Nuclenor, Endesa e Iberdrola a Enresa), y estima que el desmantelamiento podría comenzar 6 años después de la parada definitiva del reactor y que podría durar aproximadamente una década.

Entre la concesión de esta autorización y el traspaso de titularidad, previo al periodo de desmantelamiento, los titulares de Garoña tendrán que realizar una serie de tareas, la primera de ellas: descargar el combustible que está almacenado en la piscina de Garoña. Para ello tendrán que construir un almacén temporal individualizado (ATI) ante la falta de un almacén temporal centralizado (que ya debería estar funcionando desde este año 2017 según el mandato parlamentario). Los titulares también tendrán que acondicionar los residuos generados durante la explotación (residuos radiactivos de baja y media actividad).

¿Cuánto costará y qué pasará después del cierre definitivo?

Los costes del desmantelamiento pueden llegar a los 650 millones de euros, según El Economista. Endesa e Iberdrola (cansadas de las pérdidas de 360 millones desde que se decidió cerrar la planta en 2012) pagarán 150 millones en tres años y cerca de 500 millones más que tendrá que asumir Enresa en los 7 años más que dure el proceso.

El Periódico de la Energía opina que “los trabajadores de la central nuclear de Garoña (unos 400 entre directos e indirectos) podrían ser destinados a otras centrales o formados y recolocados en otra parte del sector eléctrico”.

Garoña, ¿”el símbolo para antinucleares”?

Algo notable tras el anuncio de la no reapertura del ministro Nadal es el debate que sigue abierto en la sociedad y la política de nuestro país ante “el símbolo para antinucleares”. ¿Será el principio del fin de todas las plantas?

Garoña se consideraba el futuro de la energía nuclear en España y su posible reapertura supuso una gran polémica. Ahora, la decisión de su cierre definitivo parece que tiene mucho simbolismo. Aunque su cierre ha sido consensuado por el Gobierno, el debate ideológico-político no ha concluido con este acuerdo. Por ejemplo, las desventajas del desmantelamiento de Garoña, según apuntaba Antonio Cornadó, presidente del Foro Nuclear, en 2016, se resumen así: “20 años más de producción nuclear significa 5 años de consumo eléctrico en España y un ahorro de 700 millones de toneladas de gases de efecto invernadero”, publicaba Público en su momento. “La energía nuclear representa, aproximadamente, el 20% de toda la electricidad producida en España y, según cálculos del Foro Nuclear, da empleo, de forma directa e indirecta, a 30.000 personas”.

¿Qué opinas tú del cierre definitivo de Garoña? No olvides dejar tu comentario en el perfil de @mipodo en Facebook o Twitter.

 

 

Llámanos
987 790 729