Llámanos gratis:
900 444 900
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

El coche eléctrico y las nuevas carreteras eléctricas (III)

El coche eléctrico y las nuevas carreteras eléctricas (III)
17 agosto, 2017 Roger Noguera
coche-electrico-podo

Que la movilidad eléctrica va a transformar las ciudades es ya un conocimiento común y universal. Coches eléctricos, autobuses eléctricos y camiones eléctricos convivirán en un entorno en el que la capacidad y la autonomía de la batería será el elemento clave. Si hace unos días hablábamos de la impresionante infraestructura para la circulación de coches eléctricos en Australia, la llamada “Súper Autopista Eléctrica” de 1.600 km, la más larga del mundo, y de la primera carretera eléctrica, construida en Suecia un año antes, hoy dedicamos el post al nuevo proyecto que está llevando a cabo ElectRoad, una empresa israelí, en Tel Aviv. Se trata de la construcción de carreteras que sirvan de batería inalámbrica para los vehículos eléctricos que circulen por ella. ¿Quieres descubrir en qué consiste? ¡Sigue leyendo!

El futuro del coche eléctrico comienza en Tel Aviv

Oren Ezer y Hanan Rumbak son los emprendedores de Israel que han conseguido la colaboración de grandes compañías que proveen electricidad y de la Universidad de Technion (Instituto Israelí de Tecnología) para llevar a cabo su proyecto tan innovador y prometedor. Proyecto que además cuenta con la beca Horizon 2020 de la Unión Europea. El objetivo es que se hagan las primeras pruebas en Tel Aviv, como ya ha ocurrido, y después llegue a toda Europa.

Tal y como informa Infobae, la totalidad de la energía utilizada en este proyecto provendrá de fuentes de energía renovables. “La idea básica es la transferencia electrónica inalámbrica. Estamos usando la tecnología que inventó Nikola Tesla hace 100 años. Transferimos electricidad a una bobina que crea un campo electromagnético a su alrededor. A su vez, este campo electromagnético crea una corriente en otra bobina”, explica Ezer, uno de los dos emprendedores del proyecto. “Parece un proyecto surrealista e imposible, pero en verdad no es algo lejos del alcance del material que ya tenemos. Sólo se necesita cobre y caucho, y el despliegue es rápido y fácil. Se puede adaptar un kilómetro de camino en apenas media jornada”, continúa Ezer, “por lo que el coste y la infraestructura, que son las mayores preocupaciones, se reducen a una escala menor”.

La carga inalámbrica del coche eléctrico, ¿muy cara?

El mismo medio indica que, a diferencia de otras empresas que también trabajan con la recarga de vehículos inalámbricos como Qualcomm o KAIST, se ha probado que este proyecto es factible económicamente. De momento, el foco está puesto en el transporte público, gracias al apoyo recibido por parte del gobierno. Algunos blogs como Blog Think Big afirman que las carreteras con carga inalámbrica que están siendo probadas en Israel podrían ser la base de una flota de coches, autobuses y camiones eléctricos. En cuanto a la radiación emitida, Ezer y Rumbak han asegurado que es mínima, por lo que los conductores de los vehículos eléctricos y los pasajeros no corren ningún peligro.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Llámanos
987 790 729