Llámanos gratis:
900 444 900
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

Cuánta energía consume una nevera según su clase energética

Cuánta energía consume una nevera según su clase energética
21 junio, 2017 Roger Noguera

¿Alguna vez te has preguntado cuánta energía consume una nevera? El frigorífico es uno de los electrodomésticos que más consumen en el hogar. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, apunta que el gasto puede alcanzar el 30,6%. Las dos razones principales de este elevado porcentaje es que, por un lado, nunca se apaga y, por otro, regula su propia temperatura interna.

Resumen:

¿Cuántos kilovatios de energía consume un frigorífico?

Efectivamente existen frigoríficos de bajo consumo (distinguidos como energía A+++, A++, etc.), neveras pequeñas y baratas, e innumerables marcas. Así que lo más efectivo es realizar una comparación según el nivel de clase energética y los kilovatios de una nevera. Los consumos eléctricos anuales varían dependiendo del tipo de frigorífico, marca y modelo, pero hay rangos determinados que ofrece el mercado y que conviene conocer. Antes de comprar un refrigerador debemos informarnos acerca de cuestiones como la diferencia entre A+ y A++ en frigoríficos, el consumo medio en neveras grandes, la potencia del frigorífico que buscamos, etc. A continuación repasamos el consumo de un frigorífico clase A/kwh y la de otros aparatos menos eficientes.

Entonces, ¿cuánta energía consume una nevera al día?

Clase energética A+++: 175 kWh

Clase energética A++: 284 kWh

Clase energética A+: 322 kWh

Clase energética A: 374 kWh

Clase energética B: 507 kWh

Clase energética C: 646 kWh

El coste económico de cada clase energética es muy diferente, a lo que hay que sumar el precio de la nevera. Al realizar una compra, la recomendación es tener muy en cuenta la eficiencia energética del frigorífico, especialmente en el consumo de un frigorífico A. Por ejemplo, si adquirimos una nevera de clase energética A+++, según IDAE, el consumo será inferior al 24% de energía. El consumo de un frigorífico de clase A++ no supera el 30%, mientras que el de clase A+ está por debajo del 42%. Por supuesto, hay bastante diferencia entre los precios de las gamas de estos productos electrodomésticos dentro de cada categoría de clase energética, pero has de recordar que a veces lo barato sale caro y, en este caso, se reflejará en tu factura de la luz. También hay que tener en cuenta el tiempo de vida de estos aparatos eléctricos, con lo que la decisión de compra ha de ser meditada y no precipitada.

Es llamativo el nivel de consumo al que puede llegar un electrodoméstico de clase B o C. Estos frigoríficos pueden suponer un porcentaje muy alto del total de nuestra factura. Sin embargo, no solo los frigoríficos catalogados con un nivel B y C son de alto consumo, muchos de los modelos antiguos también lo son. La inmensa mayoría de las neveras fabricadas antes de establecer categorías para la clase energética son de alto consumo, y en la actualidad estarían consideradas como aparatos clase C. Si en nuestra casa disponemos de un frigorífico con cierta antigüedad o no catalogado seguramente deberíamos cambiarlo por otro de la clase A.  

¿Cómo ahorrar energía con tu frigorífico?

Ya te hemos dicho cuánta energía consume una nevera, pero la eficiencia energética nos puede aportar un ahorro económico a largo plazo muy importante. Por eso comprar la nevera más barata no es la opción más económica a la larga.

En Podo te aconsejamos que para la conserva de la mayor parte de los alimentos es suficiente mantener la nevera a 5ºC y el congelador, a -18ºC. También es importante tener claro qué producto vas a coger para no abrir y cerrar las puertas del frigorífico en balde. Y cuando te vayas de vacaciones o durante ausencias prolongadas, te recomendamos que lo vacíes, lo limpies y lo desenchufes para evitar un consumo innecesario.

Evidentemente, el uso de cualquier electrodoméstico eléctrico va a suponer un gasto de energía que va a repercutir en tu factura, sin embargo el caso del frigorífico es especialmente importante. En algunos casos el trabajo continuo de una nevera duplica, incluso triplica el consumo de otros dispositivos que usamos puntualmente como la lavadora o el lavavajillas. Evidentemente la función de un frigorífico es mantener los alimentos a bajas temperaturas, por eso no podemos hacer un uso intermitente de este electrodoméstico, pero si seguimos ciertas recomendaciones podemos hacer que la energía necesaria para que cumpla su función sea menor.  

En Podo te ofrecemos soluciones concretas para reducir tu consumo. Una de nuestras soluciones para evitar que tu consumo se dispare es establecer una serie de alertas que recibes si el consumo de tu hogar o tu negocio se dispara. Los electrodomésticos de la cocina son una de las causas más habituales cuando encontramos un problema de gasto excesivo de electricidad,  si somos capaces de monitorizar su gasto y compararlo con anteriores mensualidades, podremos detectar subidas de consumo que, de otra manera, pasarían desapercibidas y se añadirían a nuestro gasto con cada factura.

Si quieres saber más acerca de nuestra facturación, nuestros precios y nuestro compromiso con el medio ambiente, ponte en contacto con nosotros y empieza a ahorrar en tu factura eléctrica.

calcula-oferta-electricidad

¿Es mejor el agua caliente con electricidad o con gas?

Llámanos
987 790 729