Llámanos gratis:
900 444 900
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram

La reforma del mercado mayorista de la electricidad

La reforma del mercado mayorista de la electricidad
Jose Millan
reforma-mercado-mayorista

El precio en el mercado mayorista de la electricidad está rozando en agosto de 2018 los 64 Euros por cada megavatio-hora (MWh) negociado, el precio más alto desde 2008 cuando el precio fue de 70 Euros. Hace un año, en agosto de 2017, el precio de la electricidad resultó ser de 47 Euros, un 27% por debajo del actual.

En esta situación de precio inusualmente alto en el mercado de la electricidad, los gobiernos de España y Portugal (existe un mercado mayorista único ibérico) anuncian una comisión para analizar la situación y proponer una reforma del mercado mayorista de la electricidad.

En este artículo del blog de la electricidad pretendemos dar nuestro punto de vista sobre la necesidad y las líneas maestras que se deberían seguir en caso de acometerse la citada reforma del mercado mayorista, y porqué esa reforma es relevante para la factura de la electricidad de los clientes.

¿Qué es el mercado mayorista y cómo afecta al precio de la luz?

En primer lugar, conviene recordar la función del mercado mayorista y cuál es su funcionamiento. En el mercado mayorista, todos los generadores de electricidad ofrecen su producción, y todas las comercializadoras compran la energía que venden a sus clientes. Existen varios mercados: un mercado diario en el que se fija el precio de la electricidad para cada hora del día siguiente, un mercado intra-diario en el que se fija el precio para la energía que se desvía respecto a la que se negoció el día anterior (cabe recordar que la electricidad no se puede almacenar, y que la producción y el consumo cambian constantemente, por lo que el mercado debe ajustarse en tiempo real a dichos cambios), y un mercado de servicios complementarios que asegura que disponemos en cada momento de la potencia que necesitamos en cada punto de consumo de la red.

¿Qué convierte en especial al mercado de la electricidad? Que es un mercado “marginalista”, es decir, que el precio de la generación lo fija la central más cara cuya producción se necesita para satisfacer la demanda en cada hora, y toda la generación (independiente de sus costes y de su oferta) cobra ese precio más caro. ¿Qué problema tiene ese mercado? En una situación de oligopolio, como se da en España y Portugal, en la que siempre se necesitan las centrales de los cuatro grandes grupos eléctricos para cubrir la demanda, estas empresas pueden fijar, sin la necesaria competencia, el precio de la electricidad en su propio beneficio. Pero, además, dado que toda la producción, independientemente de sus costes (por ejemplo, la hidráulica, la eólica y la solar no tienen coste de combustible) cobran el precio de la última central de carbón o de gas que necesariamente deben funcionar para satisfacer la demanda, eso se traduce en un coste medio inexplicablemente alto de la electricidad que consumimos. Por hacer una simple analogía, es como si pagáramos a “precio de langosta” todos los alimentos (leche, pan, pollo, …) que consumimos cada día, absurdo ¿no?

A continuación, es conveniente hacer un poco historia. El mercado mayorista de la electricidad se reguló en 1997, como una medida fundamental para liberalizar la actividad de producción de electricidad. En aquellos años, la estructura de la generación de electricidad era muy diferente de la actual, no había producción con energía solar o eólica, ni con centrales de gas, ni había comercializadoras independientes. La estructura de producción se basaba en una combinación de nuclear, carbón, hidráulica y unas centrales que quemaban fuel-oil y que eran altamente contaminantes. Veinte años después, el mercado sigue funcionando con las mismas reglas a pesar del cambio radical en el mix de tecnologías con las que se genera la electricidad que consumimos actualmente. Por ejemplo, la solar y la eólica aportan el 27% de la electricidad que hemos consumido en lo que va de 2018.

¿Cuál es la relevancia del mercado mayorista? Dado que las comercializadoras tienen que comprar la electricidad que consumimos en dicho mercado, el precio mayorista es la referencia para fijar entre el 40-50% del precio de la tarifa eléctrica que pagamos todos los clientes.

Podo, una compañía de luz y gas que quiere mejorar el sector energético

Desde Podo queremos contribuir con propuestas de reforma del mercado mayorista con objeto de que el precio de la electricidad sea más predecible, menos volátil y el resultado de una competencia mucho más efectiva:

  • Nuestra primera propuesta es que la energía se negocie preferentemente en mercados a plazo mensual, trimestral y anual, de forma que las comercializadoras compren la electricidad en los mismos plazos en la que la venden a sus clientes, generalmente mediante contratos anuales. De esta forma, se reduciría notablemente la volatilidad del precio, traduciéndose en una ventaja para los clientes, pero también para los generadores ya que sus resultados empresariales serían más predecibles. Este mercado además no sería “marginalista”, sino que cada unidad de generación debería cobrar el precio de su oferta, como ocurre en cualquier mercado normal.
  • De esta forma los mercados diario e intra-diario se dedicarían a la energía que es necesario ajustar. Es decir, si una comercializadora va a tener mayor demanda que la que compró en su contrato anual para un día determinado, debe comprar electricidad adicional en el mercado, o bien venderla si compró de más. Y lo mismo con las generadoras. De esta forma, el precio de los mercados diarios e intra-diarios afectaría sólo al volumen de energía ajustada, y no a toda la electricidad que se produce y que se consume.
  • El resultado de un mercado de estas características sería un precio más estable y, por lo general, más bajo, ya que la competencia sería más eficiente y el precio de los mercados diario e intra-diario, que es necesariamente más volátil, afectaría sólo a la energía ajustada.

Esta estructura de mercado es la habitual en Europa (el mercado ibérico es una anomalía) e implantarla en España y Portugal contribuiría de forma definitiva a alinear el precio de la electricidad con la del resto de Europa, y en particular con la de los países de centro-Europa, que es habitualmente más bajo y siempre mucho más estable.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

9 − tres =

Llámanos
987 790 729